lunes, 26 de septiembre de 2011

Subida a Peña Vieja

Peña Vieja 26 - 09 - 2011

Peña Vieja. 2.517 m

Ruta: El Cable, Horcadina de los Covarrobres, PR 23, La Vueltona, Desvio a la Canalona, Collado de la Canalona, Peña Vieja


Altitud max. 2.617 m
Altitud min. 1.834 m
Desnivel 783 m
Distancia 10,5 Km


Peña Vieja ha sido considerada muchos años el pico más alto de Cantabria, hasta que nuevas mediciones desde Cabaña Verónica le concedieron ese honor por escasos dos metros a Torre Blanca.

Situada en el Macizo Central de Picos de Europa o de Los Urrieles, es un privilegiado mirador, pudiendo ver desde su punto más alto las cimas más características de todos los macizos de Picos.

En verano, su cercanía a la estación superior del teleférico de Fuente Dé la convierte en una ascensión fácil y accesible a cualquier aficionado a la montaña. En invierno serán necesarios piolet y crampones para llegar a ella y con mucha nieve el acceso al collado de la Canalona se hace muy peligroso si no imposible.

Aprovechando unos días de escapada a la zona junto al amigo Saúl, decidimos que la primera de lo que sería una serie de ascensiones fuera ésta, por cercana, por vistas, y por empezar a mover las piernas por Picos de Europa.


Mapa de Ruta (IGN 1:25.000)
Punto de partida: FUENTE DÉ.
Desde el cántabro pueblo de Potes cogeremos la carretera de Fuente Dé CA-185, que recorre unos 23 Km y va ganando altura hasta que nos lleva al Teleférico de Fuente Dé, junto al Parador de Turismo. Desde Potes está muy bien señalizado y no tiene pérdida. Frente al teleférico hay un gran parking, al pié del Circo de Fuente Dé y en el propio teleférico hay un pequeño parking. VER EN GOOGLE MAPS

A las 9:00 y coincidiendo con la apertura del teleférico, ya estábamos en la cola para subir hacia El Cable (1.834 m) y así evitarnos los 800 metros de desnivel que hay que salvar si se sube a pie por la Canal de la Jenduda. Saúl prefería ésta opción, pero no conocíamos el camino lo suficiente, y siendo el primer día preferimos no meternos tal palizón.

En el Cable mirando a Peña Olvidada y Horcados Rojos
Panorámica desde el Cable con Peña Remoña en el centro
Saúl, Antonio y Peña Remoña
Peña Olvidada tapa el objetivo del día
Salimos por el camino principal que parte del teleférico, el que sigue casi todo el mundo y que lleva al Hotel - Refugio Áliva.

Muchos turistas suben unos metros apenas para ver las vistas y no pasan de allí. Los montañeros siguen camino hasta la Horcadina de los Covarrobres donde unos van hacia Áliva, otros a la Vueltona.

Ana y los Picos que vemos desde el principio de la ruta
Los tres de camino a la Horcadina de los Covarrobres ante Peña Remoña y la Padiorna
Al llegar a la Horcadina de los Covarrobres (1.933 m) giramos a la izquierda. Rectos iríamos a los Puertos de Áliva desde donde se puede ir a Sotres o Espinama. Nosotros tomamos el camino de la Vueltona, el marcado como PR 23. Varias señales en un poste indican los distintos caminos.

Camino a la Vueltona
Horcados Rojos al frente
El camino bordea las paredes inferiores de Peña Olvidada y Peña Vieja y es una pista de piedra por la que pueden rodar 4x4, aunque por suerte el tráfico está restringido. Va en ligero ascenso y no supone ningún problema andar por ella. A la izquierda bajo nosotros quedan los Lagos de Lloroza, o más bien deberían estar, pues en esta época no queda ni gota de agua y sólo hay roca, quedándose en los Hoyos de Lloroza.



La Vueltona (1.950 m) es un giro brusco del camino a la izquierda que continúa en más fuerte ascenso hacia las minas de Lloroza y Altaiz y hacia el Collado de Fuente escondida, pero nosotros no tomamos ese camino, sino que tomamos la senda a la derecha que comienza la subida hacia el camino a la Canalona y Cabaña Verónica. Éste deja de ser pista para convertirse en camino de piedras, aunque es cómodo.

Cabras en la Vueltona que bajan de la zona de las minas
Subiendo hacia la Canalona
Mirando atrás vemos el camino seguido
Unas cuantas zetas en subida después y encontraremos una piedra donde pintado en amarillo se medio lee que la Canalona es hacia la derecha, de modo que ese camino tomamos. El de la izquierda es el que nos llevaría a Cabaña Verónica y Horcados Rojos. Pero eso será otro día.

Las Agujas de la Canalona
Subiendo hacia el desvio


Escaladores al pie de la Canalona
Una vez pasado el desvío de la Canalona, primero una cornisa ancha y casi en llano a la que sigue la piedra fina que comienza a empinarse hasta llegar a la subida en sí, casi vertical y por piedra suelta, que es la que te da el acceso definitivo al Collado de la Canalona. A pesar de lo incómodo del terreno suelto y que algún paso resbala, poco a poco y siguiendo una senda que se insinúa entre la piedra suelta, se llega arriba mejor de lo que parece cuando estás abajo.



La subida se empina y estrecha


De allí al fondo venimos
Ya queda menos
Espera que te ayudo un poco
Saúl terminando la subida

Llegando al Collado de la Canalona
Y tras la resbaladiza y divertida subida, llegamos al Collado de la Canalona (2.451 m) y podemos disfrutar de unas vistas espectaculares de lo que hemos dejado atrás y de lo que nos espera. Por fin tenemos cara a cara Peña Vieja y se aprecia perfectamente el camino a seguir hasta su cima.

Picos de Santa Ana y Agujas de la Canalona desde el Collado

Peña Vieja. A la derecha el camino a seguir
Por aquí se sigue hacia Peña Vieja
Desde la Canalona. La Vueltona y los Hoyos de Lloroza
Los tres en el Collado de la Canalona con Peña Vieja a la espalda
Desde lo alto del collado seguimos el camino claramente visible con la referencia de la propia Peña Vieja delante nuestro. Lo que de lejos se ve como una senda clara de subida, al acercarse, se ve como un camino entre piedras y la propia roca que en ocasiones es fácil perder, aunque con la cima a la vista se sabe perfectamente a donde quieres llegar.

Peña Vieja


Subiendo por donde nos parece

La Vueltona y Lloroza allá abajo


Pasos muy chulos y buena piedra


Desviándonos a la izquierda



El Urriellu asoma entre las cimas
Como somos a cada cual más cabra y la roca se prestaba a buscar subidas alternativas nos fuimos desviando poco a poco, en lugar de ascender directos a la cima, que hubiera sido siguiendo los hitos hacia la derecha, perdimos el camino de hitos y nos fuimos más a la izquierda, terminando de coronar la montaña por una cresta que tuvimos que seguir para llegar hasta el hierro donde ya no hay buzón, que marca la cima de Peña Vieja. Aunque aérea, esta cresta en seco no plantea ningún problema, más bien le dió un puntito extra a la llegada a cima.
Al llegar a la cresta vemos unas alucinantes vistas de los puertos de Áliva cientos de metros más abajo.


Puertos de Áliva desde la cresta


Terminando la cresta

Y uno tras otro llegamos por fin al hierro, y como pudimos nos sentamos los tres juntos para disfrutar la cima. Estamos en lo más alto. Peña Vieja es nuestra (2.517 m) y descubrimos unas increíbles vistas de los tres macizos de Picos de Europa. Nos hacemos un montón de fotos para celebrarlo sin apenas poder movernos, agarrándonos a las piedras y a nosotros mismos para estar más estables.

Cima de PeñaVieja
Vista hacia el otro lado
Y una más aérea con Áliva al fondo
Panorámica desde la cima de Peña Vieja

Panorámica larga desde la cima
Panorámica desde la cima hacia Peña Olvidada
Descendemos unos metros para ceder el espacio de la cima a un grupo de montañeros locales que venían, hasta una pequeña plataforma que hay un poco más abajo, donde pudimos seguir disfrutando de las vistas, comer y beber un poco y descansar mientras las chovas venían al olor de la comida, por si les caía algo que pudieran echarse a los picos.


Chovas a un par de metros nuestros


El Naranjo nos observa en la distancia
Después de un buen rato de disfrutar las vistas, nos despedimos del Naranjo y comenzamos el descenso de Peña Vieja, esta vez sí lo hacemos por el camino normal, siguiendo los hitos. La bajada se hace rápida y fácil, aunque disfrutamos más en la subida.

Una mirada a Torre Santa antes de perderla de vista
Bajando. Algunos montañeros en la cima



Gracias Peña Vieja. Te hemos disfrutado mucho
Volviendo a la Canalona
Volvemos al Collado de la Canalona cuya bajada se hace más rápida que la subida. La piedra suelta ayuda a bajar rapidito, a veces demasiado, terminando algún culo tocando suelo, pero nada serio. 


Comenzamos la bajada
Bajando del Collado
Hacia las minas

Agujas de la Canalona

El camino que nos queda de vuelta
Una vez de nuevo en el camino, tan solo hay que llegar a la Vueltona y desde allí la pista que en media hora nos devuelve hasta El Cable. El camino ya es fácil y con la satisfacción del día que hemos pasado se hace mejor aún.


Llegando a la Vueltona

Bajo las paredes de Peña Vieja y Peña Olvidada

Llegando a El Cable
Una vez en El Cable, unas fotos más y a esperar el teleférico que nos baje a Fuente Dé, donde nos espera la furgo y bebida fresca para celebrar otro gran día de montaña.

Joracao desde El Cable
Suelo del mirador colgante. Impresiona lo suyo pisarlo
Panorámica desde el Cable con Coriscao delante y Peña Remoña a la derecha

Fuente Dé nos espera. Ya bajamos
Ha sido una primera toma de contacto con los Picos de Europa en este viaje muy satisfactoria. Peña Vieja es una pasada por disfrute en la subida y por las vistas que te ofrece.
Ana va sumando cimas y experiencia en la montaña mientras Saúl y Antonio han hecho un poco más el cabra. Los tres lo hemos pasado genial y desde allí arriba hemos podido apuntar nuevas cimas que ya son futuros objetivos. Alguna se subirá en los próximos días, otras algunos años después.
Gracias a Saúl por cedernos fotos para poder añadir a esta entrada y el buen rato que pasamos juntos, por el camino y en esta cima.
Gracias a la montaña por dedicarnos un día tan bueno y despejado, que nos ha permitido ver tantos y tantos picos y saludar al Urriellu, y por dejarnos llegar a la cima marcada para hoy.
Picos de Europa siempre es una buena idea.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada